Flor de algodón preservada sobre un fondo de tela de muselina blanca.
Costura,  Sostenibilidad

Tipos de fibras textiles

Es sabido que cocinar con los ingredientes adecuados puede marcar la diferencia en el resultado de un plato. Pues con la costura ocurre lo mismo. Si bien hay muchos otros factores que hacen que una prenda quede perfecta, elegir bien la tela es la base de ello. Y su composición es el punto de partida. Conocer los diferentes tipos de fibras textiles y sus características puede resultar abrumador, pero aquí te hago un resumen para que te sirva de ayuda a la hora de comprar una tela o una prenda.

Para empezar, podemos clasificar los distintos tipos de fibras textiles en tres grandes grupos: naturalesartificiales (también llamadas regeneradas o semi-sintéticas) y sintéticas. Decantarse por un grupo u otro dependerá mucho del tipo de prenda que quieras coser, el uso que se le vaya a dar y tu estilo de vida.

Flor de algodón preservada sobre fondo marrón claro.

Fibras naturales

Las fibras textiles naturales son aquellas que proceden de plantas o animales y que, valga la redundancia, se encuentran de manera natural en la naturaleza.

Entre las de origen vegetal podemos encontrar el algodón, el lino, el cáñamo, el ramio, el kapoc o el yute, entre otras. En cuanto a las de procedencia animal, algunas de ellas son la lana, el mohair, el cachemir, la seda, la alpaca o la llama.

Las fibras textiles vegetales son resistentes, transpirables, absorben la humedad, no generan electricidad estática y son biodegradables (si contienen metales pesados su descomposición será contaminante), pero tienden a arrugarse, sobre todo el lino.

Las fibras textiles de animales requieren de un mayor cuidado, es mejor lavarlas a mano y con agua fría, pero son suaves, no suelen arrugarse, absorben muy bien la humedad y, a excepción de la seda, retienen muy bien el calor.

De esta categoría, lo habitual es que en las tiendas encontremos telas elaboradas con algodón, lino, seda o lana.

Tela de doble gasa de algodón en color blanco

Fibras artificiales

Las fibras artificiales provienen de fuentes naturales vegetales o de la proteína animal, pero, para llegar a lo que son y poder ser hiladas para luego conformar una tela, necesitan pasar antes por un proceso químico.

Así, dentro de esta clasificación se encuentran las fibras textiles elaboradas con caseína de la lecheproteína de soja o, las más conocida de todas, el rayón. Esta procede de la pulpa de los árboles o restos del algodón y tiene diferentes variaciones como la viscosa, el modal, el lyocell o el cupro.

De estos tipos de fibras textiles, en las tiendas de telas encontraremos las realizadas con las variedades del rayón. Estas fibras proporcionan un tacto suave a la tela, son transpirables, tienen buena caída y absorben bien la humedad, aunque tienden a arrugarse. También son biodegradables. La mayor parte del rayón, además, tiene un proceso de producción muy contaminante, pero actualmente existen modalidades sostenibles como la viscosa Ecovero o el tencel.

Tres tablillas de telas apiladas una encima de otra con estampados de pequeñas hojas rosas, azules y marrones.

Fibras sintéticas

Estas fibras se producen a través de la polimerización, un proceso químico de síntesis de productos derivados del petróleo. Las más comunes son el poliéster, el nylon, el elastano (o lycra), o el acrílico, entre otras.

Las fibras textiles sintéticas nacen con el objetivo de paliar algunas de las carencias de las fibras naturales y artificiales. Así que estas fibras son muy resistentes y duraderas, no se arrugan, son fáciles de mantener, no sufren ataques de polillas o moho y son baratas de producir.

Sin embargo, también tienen sus contras. Las telas fabricadas con fibras sintéticas no absorben bien la humedad, por lo que no son transpirables. Además, no suelen ser tan gustosas como las realizadas con fibras naturales o artificiales. Pero la peor de sus desventajas es que es muy contaminante. Para su producción se generan altas cantidades de gases de efecto invernadero y necesita un empleo intensivo de la energía. Durante su uso, con el lavado, los tejidos fabricados con fibras sintéticas liberan grandes cantidades de microplásticos que, al escaparse de los filtros de las depuradoras de agua, terminan en ríos, mares y océanos ocasionando grandes problemas en el medioambiente. Y el tema de los microplásticos es un gran problema. ¿Sabías que ya se han encontrado microplásticos en placentas de mujeres embarazadas?

Asimismo, una vez finalizada la vida útil de una prenda esta suele terminar, en gran parte de los casos, en el vertedero. En este sentido, las prendas que están compuestas de fibras sintéticas no son biodegradables, pudiendo perdurar en el medioambiente cientos de años.

Etiqueta de tela de una prenda en la que se lee que está compuesta de un 98% poliéster y de un 2% de elastano.

¿Cómo diferenciar los distintos tipos de fibras textiles?

Las de origen natural y artificial tienden a ser más gustosas al tacto que las sintéticas. Pero diferenciar los distintos tipos de fibras textiles no siempre es fácil. Sobre todo porque que podemos encontrar muchas telas realizadas con mezclas, es decir, compuestas por diferentes tipos de fibras.

Para estar seguro de lo que compramos, lo mejor es fijarse en las etiquetas en las tiendas físicas, o en las descripciones del producto en una tienda online. Y si no encuentras la información, pregunta al vendedor. Anota esa información, por ejemplo, en una ficha de tejido como la que te puedes descargar en si te suscribes a la newsletter de ODALOA.

Por otro lado, si quieres saber el tipo de fibra de alguna tela que ya tienes en casa puedes hacer el llamado test de quemado. Consiste en quemar un pequeño trozo de tela y examinar su reacción ante el fuego, así como el olor que desprende. El resultado determina si está compuesto por fibras naturales, artificiales o sintéticas.

Las telas con fibras naturales de origen vegetal arden pronto y generan una llama de color amarillo. En general, el olor que desprenden es a hojas o madera quemada, aunque el olor del algodón recuerda al papel quemado.

En el caso de las fibras naturales de origen animal suelen arden de manera lenta y la llama es anaranjada. El olor corresponde al de pelo quemado.

En cuanto a las fibras artificiales, la viscosa arde rápidamente y ocasiona una llama amarilla y cuenta con olor a papel quemado. En cambio, el modal y el lyocell, arden lentamente.

Por último, en las telas con fibras sintéticas, la característica más destacable del test de quemado es que liberan un olor a químico y el borde quemado queda más durito.

Una mano sujeta un pequeño trozo de tela amarilla. Uno de sus bordes se está quemando.

¿Cuál es la fibra textil más adecuada?

No existe la fibra perfecta, todas tienen sus pros y sus contras y te toca a ti evaluar cuáles son tus preferencias, el uso que le vas a dar a la prenda, así como tu estilo de vida. A título personal, prefiero elegir fibras naturales o artificiales sostenibles debido a su tacto, su transpirabilidad, la comodidad que aportan y su menor impacto medioambiental. Si quiero que la prenda tenga caída y sea fluida, entones elijo una viscosa.

¿Cuál es tu fibra textil favorital?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *