Diseño de caras para un estampado dibujadas en un iPad.
Diseño

Entre bambalinas: Proceso de diseño de estampados de la colección “Brisa”

Coger una tela y crear con ella la prenda que tú quieres es pura magia pero, ¿conoces el proceso que hay detrás del diseño de los estampados que dan personalidad a esas piezas que has cosido? Asómate a las bambalinas de ODALOA y descubre las distintas fases de diseño de la colección Brisa.

Lluvia de ideas

Antes de comenzar a dibujar y hacer composiciones, lo primero que hago es una lluvia de ideas para determinar la temática de la colección. Me gusta crear estampados que giren en torno a una historia. Que sean capaces de inspirar y de transmitir un mensaje.

En este caso, la lluvia de ideas partía de una base. Tenía claro que quería que los estampados de ODALOA se inspiraran en pequeños placeres, en aquellos detalles que, a veces, pasan desapercibidos; elementos del día a día que, sin darnos cuenta, nos aportan pequeñas dosis de felicidad. Aquellos que despiertan nuestros sentidos y provocan grandes y placenteras sensaciones: alegría, confort, relax, plenitud…

Así que con esa idea en mente empecé a anotar temáticas: el mar y el sonido de la olas, flores, un baile lento, el pueblo… ¡la brisa!.

La brisa fue la ganadora. Con esa temática en mente, el siguiente paso es desarrollar la idea y cómo trasladarla a varios estampados. En este caso, cuatro.

Cuaderno con temáticas anotadas para crear una colección de telas

Desarrollo de la idea

La brisa es un concepto muy abstracto para plasmar en un estampado, además yo tenía una serie de requisitos a la hora de diseñarlos, así que comencé una segunda lluvia de ideas para desarrollar la idea y determinar qué motivos dibujar.

Para ello cree un tablero de inspiración por cada estampado junto a una serie de paletas de colores. Además, con cada paseo, con cada salida a la calle, iba con los ojos bien abiertos y con la cámara del móvil en la mano para fotografiar aquello que me pudiera servir para realizar el estampado.

Algunos motivos, como los de la viscosa Lirio de Otoño, surgieron de una paseo que había dado por la zona del puerto de Portalet, en el Pirineo aragonés, hacía unos años. Estas florecillas no se me habían ido de la cabeza y encajaban fenomenal con la idea que tenía en mente para la colección y las rescaté de mi fototeca.

Campo de flores moradas rodeado de altas montañas.
Flores que inspiraron el estampado Lirio de otoño.

Las fotografías de banco de imágenes también me sirvieron para inspirarme en otros elementos que pudieran evocar a la brisa y transmitir las sensaciones que quería generar.

Requisitos de los estampados

Con la idea ya desarrollada (puedes verla en la sección de la colección), y todos los conceptos claros, tocaba ponerse manos a la obra con la creación del estampado. Pero antes, estos eran los requisitos:

  • Estampados multidireccionales para poder aprovechar al máximo la tela a la hora de cortar y despreocuparse a la hora de colocar el patrón.
  • Dibujos sencillos, esencia minimalista.
  • Debía funcionar para prendas con mucha caída.
  • Que no tuvieran la necesidad de ser casados.
  • Atemporales para usarlos en cualquier época del año.
  • Versátiles para que pudieran aplicarse en diferentes tipos de prendas, pero que también, según el color, pudieran servir para prendas tanto de adulto como de niña.
  • Que tuviesen dos o tres colores, uno de ellos muy dominante.

Creación de los estampados

Con todos los requisitos de base, lo primero de todo fue determinar cómo iba a ser la composición de cada estampado, su estructura general, el tipo de repetición. Para ello hice unos pequeños dibujos que me ayudasen a tener esa visión general (nada laborioso, solo unos garabatos) y poder bocetar, posteriormente, con la idea del estampado final en mente.

Garabatos de composición de dos estampados sobre un cuaderno.
Garabatos de composición de los estampados Danza de las hojas y Margaritas.

Una vez hechos los bocetos, algunos hechos a mano, otros directamente en Procreate, el siguiente paso era vectorizarlos en Illustrator, darles color y empezar a componer. Aquí es donde se da realmente vida al estampado y donde juego con diferentes composiciones, escalas y pruebo mil y un colores. ¡Ay los colores! Esta es una fase donde es muy fácil pasar horas y horas probando, para mi es algo adictivo y súper entretenido.

Diseño de caras para un estampado dibujadas en un iPad.
Motivos del estampado Brisa antes de vectorizarlos, darles color y crear la composición.
Pantalla del programa de Illustrator con una composición de un estampado de hojas en colores azules, ocre, rosa y crudo.
Composición del estampado Danza de las Hojas en Illustrator.

Asimismo, también me suelo ayudar de una pantonera sobre la base de la tela que voy a producir, así sé cómo quedarán los colores

Ahora los estampados ya están listos. ¡Toca llevarlos a producción!

Foto de una pantonera estampada en tela encima de una mesa.
Pantonera estampada en viscosa EcoVero.

Impresión de la tela

Con la tela y los estampados ya en la empresa estampadora es el momento de hacer las pruebas de impresión. Estas pruebas sirven para comprobar el color, así como para ver cómo funciona la escala del estampado. En este caso encargué muestras de 40 cm x 40 cm para comprobar la escala y de 20×20 cm en los casos que solo tenía que comprobar el color.

En cuanto recibo las muestras compruebo que todo esté en orden, realizo las correcciones que haya que hacer y mando los estampados definitivos a producción. Ahora es cuando las telas se empiezan a producir. Es el momento de esperar mientras los estampados se hacen realidad.

Tres retales de tela estampados con motivos de hojas en diferentes colores y tamaños.
Pruebas de color y escala del estampado Danza de las hojas.

Bocetos y estampados descartados

Como en todo proceso, no todos los motivos ni estampados han visto la luz.

Inicialmente pensaba incluir un estampado centrado únicamente en la brisa. Hice dos versiones, uno de líneas en diferentes colores que se entrelazaban y generaban movimiento. Otro con ondas que simulan el viento y se disponen componiendo cuadrados. Ambos, al final terminé descartándolos. ¿A ti qué te parecen?

Cuatro retales de tela muestran un estamapado de líneas inspiradas en el viento. Prueba de colores y escalas.
Pruebas de color y escala del estampado centrado en el viento.
Cinco retales de telas estampados con motivos de ondas que forman pequeños cuadrados. Se encuentra en color malva, azul oscuro, azul claro, verde y blanco con morado.
Viento encapsulado en pequeños cuadrados

Estos son algunos otros bocetos que descarté en torno a la idea de flores deshojándose.

Varios folios con diferentes motivos de flores. Unas vistas de frente, otras de perfil y algunas perdiendo pétalos.
Bocetos de flores que pierden sus pétalos por la brisa.

¿Qué te parece el diseño de una colección de telas? ¿Te lo imaginabas así?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *